Bossòst

 

Animada población del Bajo Arán cuyas tiendas atraen muchos visitantes, principalmente del país vecino, ya que está a pocos kilómetros de Francia, a través del bellísimo Puerto del Portilhòn. Su iglesia parroquial, de la Mair de Diu dera Purificacion, es un bello ejemplo del románico lombardo que algunos maestros del Valle de Boí llegaron a traer al Valle, y está fechada en el siglo XII. Además, Bossòst está rodeado por siete capillas también románicas de las  que se cuenta sus habitantes construyeron para protegerse de la peste.

La iglesia parroquial de Bossòst, uno de cuyos ábsides fue reconstruido a finales del pasado siglo XX con técnicas modernas, es un claro ejemplo del estilo románico que llego de los maestros de la Lombardía, en su planta basilical, con tres ábsides en la cabecera orientados hacia el este, y las características arcuaciones ciegas en el exterior. Pero su esbelta y fuerte torre fortificada nos recuerda que perteneció a un antiguo castillo medieval, del cuál se sabe también por alguna documentación que se conserva, y donde se cita. Las seis capillas románicas que rodean el pueblo y que la leyenda asegura que preservó a sus habitantes de la peste, se pueden visitar, destacando las de San Serat, San Juan Crsófono, Casteràs, la Piedad y la de San Antonio, a la que cada mes de junio los vecinos llevan a cabo una romería. Sin embargo, el patrón de Bossòst es San Roc, y la fiesta mayor de la población se celebra por su onomástica, el 16 de agosto.

Bossòst está atravesado por un bonito paseo en la ribera del Garon, con grandes árboles, llamado Eth Grauèr, alrededor del cuál se encuentra un interesante centro comercial de animadas tiendas típicas y restaurantes. El Garona adquiere en este tramo unas dimensiones amplias y suficientemente caudalosas para proporcionar las condiciones ideales para el ràfting y otros deportes de aventura. Además, en Bossòst encontramos también el último aserradero que queda en el Val d’Aran, último testimonio de la que fue una actividad clave en la economía del Valle.

Otra de las actividades que fueron claves en esta zona del Bajo Aran es la minería, y se puede comprobar en las minas de Margalida, cuyos restos se pueden ver subiendo por una pista sin asfaltar que se adentra por el bosque de Margalida, bastante frecuentado por el oso pardo en los últimos años, y en cuyas aguas se reproduce cada verano el tritón pirenaico. Se llega a esta pista cruzando el río por el puente nuevo y tomado la pista asfaltada que hay a la izquierda, más adelante la pista asfaltada sigue hacia Arres, mientras que por la izquierda se desvía la pista hacia el bosque.

Pero el itinerario más espectacular que se puede hacer desde Bossòst es la subido al Port del Portilhòn, una etapa especialmente famosa y dura en la Vuelta Ciclista, que transcurre por un frondoso bosque de abetos, con una parada que no se puede perder en Coth de Baretja, desde cuyo balcón-mirador hay una espectacular vista del Bajo Aran, Bossòst en la falda, y el bosque de Margalida de frente. Si se sigue esta carretera se llega a Francia entrando por el famoso pueblo de Luchon.

Descúbrelo todo!

Cómo llegar?

Hicking

Desde aquí podrás saber cuál es el camino más corto para poder llegar a Bossòst. Introduce cuál es tu localidad de origen...

Leer +

Dónde dormir?

Hicking

Atención y confort garantizan una estancia de gran calidad para cualquier exigencia.

Leer +

Dónde comer?

Hicking

Los más de 180 restaurantes proponen tal elenco de posibilidades que ningún gourmet quedará insatisfecho.

Leer +

Dónde comprar?

Hicking

Shopping, lo ideal para disfrutar de tus momentos libres. En Val d'Aran, encontrarás todo lo que necesitas.

Leer +