• es
    • en
    • ca
    • fr

Las Viles florides de la Val d'Aran rebrotan en primavera

Inicio » Noticias » Las Viles florides de la Val d’Aran rebrotan en primavera

Bagergue, Canejan y Arties, las tres localidades aranesas adheridas al proyecto Viles Florides que promueve la Confederació d’Horticultura Ornamental de Catalunya (CHOC) con el apoyo de la Agència Catalana de Turisme, vuelven a florecer con la llegada de la primavera. En la actualidad ya son 74 los municipios catalanes distinguidos como “Vila florida” en reconocimiento a su tarea para la mejora del espacio urbano.

Viles florides de la Val d’Aran

Las tres localidades aranesas han realizado una buena tarea, tanto en los espacios públicos dependientes del consistorio como en los privados, para los cuales han conseguido la implicación de la mayoría de los vecinos. Cada una a su manera, han ido sembrando las calles de flores.

Según declaraciones de Marc Tarrau, alcalde de Bagergue, localidad aranesa pionera en este proyecto, “Viles Florides ha sido un revulsivo para la mejora de los espacios verdes en Catalunya, una iniciativa que ha motivado a muchos pueblos y ciudades en la mejora del espacio urbano. Y también la mejora de la calidad de vida de los vecinos de los diferentes municipios que integran el movimiento Viles Florides. Transformar este movimiento en un reclamo turístico de nuestros pueblos es un objetivo primordial, un sello de calidad que sirva de reclamo para atraer más visitantes”. (Fuente: https://vilesflorides.cat/entrevista-marc-tarrau-alcalde-bagergue/ )

Bagergue, vila florida de la Val d’Aran

Bagergue, es uno de los pocos municipios catalanes con cuatro flores de honor. La villa se llena de flores que dan vida y color a las piedras de las características casas de construcción aranesa.
El pueblo más elevado de la Val d’Aran, situado a 1.419 metros de altitud, se caracteriza por sus calles engalanadas con flores de todo tipo.
Destaca sobretodo el entusiasmo y la implicación de los vecinos en leas tareas de embellecimiento. Además, el verano pasado se creó la “Ruta de los espacios floridos de Bagergue”. Para el pueblo la participación en este proyecto ha contribuido al aumento de más del 50 % de la atracción turística.

Canejan, vila florida de la Val d’Aran

En el mes de marzo de este 2017 se incorporó Canejan al proyecto Viles florides y al final del verano fue catalogada con una flor de honor. A 906 metros de altura, es el pueblo más septentrional de la Val d’Aran. Elevado sobre la Val de Toran, disfruta de una de las mejores vistas de todo el Baish Aran. Para el consistorio, formar parte de Viles Florides es un reclamo turístico más. “Viles Florides supone un paso más en la tarea que llevamos a cabo para que visitantes y vecinos puedan pasear por unas calles limpias, arregladas y floridas”, explica Noemí Lastera, concejal del ayuntamiento de Canejan.

Arties, vila florida de la Val d’Aran

Arties es la tercera población aranesa que se incorporó a las “Viles florides”, el año pasado. El pueblo se encuentra a 1.143 m de altitud, en la confluencia del río Valarties con el Garona, en un pequeño ensanche del valle. Arties siempre ha dedicado gran atención a la ornamentación floral y engalana sus calles y jardines con diferentes flores, con la movilización de los lugareños para la ornamentación de sus casas, lo que le valió, en su primer año en el proyecto, la catalogación de tres flores de honor. Para David Torres, alcalde d’Arties, la adhesión al proyecto “Viles Florides” quiere “incentivar a los vecinos y hacerlos partícipes del cuidado y la decoración floral del pueblo y los espacios privados”. El alcalde considera que pasar a ser “vila florida” debe ser también un “incentivo turístico” para la población.

Flores de honor

Las “viles florides” destacan por su actuación real, consciente y de larga duración en materia de ajardinamiento, paisaje urbano y mejora de la calidad de vida de sus ciudadanos. Su catalogación la decide un jurado especializado en viverismo, jardinería, paisajismo, mobiliario urbano y otros ámbitos relacionados.
La Flor d’Honor –van desde una hasta cinco– es el reconocimiento que las certifica como “viles florides”. Entre los aspectos más valorados destacan el patrimonio vegetal y paisajístico, los recursos destinados a su mantenimiento, la diversidad foral o la funcionalidad de los espacios verdes, entre otros. También se tiene en cuenta el respeto por el medio ambiente y la sostenibilidad, así como el uso social que se le da y las sinergias con la actividad turística.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies