• es
    • en
    • ca
    • fr

Crèma deth Taro d’Arties

Inicio » Events » Crèma deth Taro d’Arties

More

23 Junio, 2017 8:00 pm

Un mes antes de la fiesta tiene lugar la Tallada deth Taro. Una expedición de hombres sale a buscar el taro -el tronco puede llegar a medir 8 metros- lo cargan hacia el pueblo y lo preparan para su quema. Llegado el día, se enciende y arrastra por las callez y plazas de Arties, acompañado de música y de los vítores de los asistentes, en un recorrido hasta altas horas de la madrugada que termina delante de la casa del alcalde, donde se deja, totalmente carbonizado.

Según la tradición, las cenizas de Eth Taro protegen, purifican y fertilizan, por lo que al esparcirlas por todo el pueblo alejan a los malos espíritus.

Descarga el Programa de la Crèma deth Taro 2016

Origen y desarrollo del ritual

Desde tiempos ancestrales, cuando llegaba el solsticio de verano, se celebraban en el Pirineo cuatro ritos muy extendidos: el del fuego purificador a través de los haros i de las halhes; el de tomar el rocío, el agua de esta noche, especial por sus virtudes milagrosas; el de recoger las plantas que han recibido el rocío y que adquieren también propiedades curativas, y el de jugar al escondite, en una noche en que la mujer se igualaba al hombre y lo tenía todo permitido.

TEXTOweb2El rito del fuego, que tiene sus inicios en la ceremonia pagana que se realizaba en honor al Dios Sol, -denominado Abelio en la Val d’Aran y en Cominges- con el tiempo se incorporó a la tradición cristiana y en algunas localidades se ha mantenido hasta nuestros días. Consiste en la quema de las fallas durante la noche más corta del año y con el fuego se escenifica este cambio de ciclo en el año solar, cuando comienza el declive del día. En Les y en Arties, las fallas se llaman haros o taros y son árboles de 12 m de altura.

Con este rito se perseguía la purificación, la quema de los malos espíritus –que en la Val d’Aran llamamos “erulets”- y de todo aquello que trae la desgracia y la enfermedad a humanos y animales. A continuación se llevaba una parte del carbón y las cenizas a las casas y a las cuadras para evitarles el mal, y otra parte a los huertos y campos para pedir buena cosecha.

En diciembre de 2015, el comité intergubernamental de la Unesco declaró las fallas del Pirineo como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Esta catalogación contempla las 63 fiestas del fuego que se celebran durante el solsticio de verano en los Pirineos, entre las cuales se incluyen La crèma deth Haro de Les i la crèma deth Taro d’Arties en la Val d’Aran.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR